El árbol y las hojas

El microrrelato escrito en piedra El árbol y las hojas fue creado en un parque cercano a la iglesia evangelista de Thalwil (Suiza) el 23 de julio de 2017.

Dejé la piedra, con su cuento caligrafiado a mano, en aquel mismo lugar. Es probable que aún siga ahí, o puede que la naturaleza o el hombre la hayan llevado a otro lugar. Si encuentras a El árbol y las hojas o tienes noticias suyas, por favor cuéntanos lo que sepas en los comentarios a esta entrada: cuándo la viste, dónde, qué sentiste al encontrarla, si tiene buen aspecto, si se le está borrando el texto… cualquier cosa. Si tienes la oportunidad de fotografiarla, te agradecería que enviaras la imagen para compartirla aquí y hacer un álbum histórico.

A continuación, incluyo la fotografía tomada el propio 23 de julio de 2017 de la piedra El árbol y las hojas tal y como la dejé al marcharme, y la transcripción del microrrelato para quien no entienda mi letra manuscrita.

2017-07-23 piedra0001

El árbol y las hojas

El árbol daba sombra al banco a cambio de lectura.

 

El viaje de El árbol y las hojas, en mapas

Primera etapa

Thalwil (Suiza), 23 de julio de 2017

Parque en la calleAlte Landstrasse, en las inmediaciones de la iglesia evangelista de esta localidad.

Segunda etapa

De momento, no tenemos noticia de que El árbol y las hojas haya cambiado de ubicación

 

Las ondas

Arrebatar el anonimato a una piedra mediante un microrrelato y lanzarla de nuevo a la intemperie genera ondas de pensamiento.

Pasé con mi familia unos días de vacaciones en Suiza. Nos alojamos en casa de unos amigos en la localidad de Thalwil, cerca de Zurich. Pasamos algunos ratos en este parque, y me fijé sin remedio en el banco y en el enorme árbol que se erguía a su lado. Me pareció un lugar estupendo donde sentarse a leer un buen libro. Imaginé una relación de simbiosis entre un lector y el árbol, uno recibe una sombra generosa y el otro se asoma a la lectura. También pensé en las diferentes formas de madera: con vida en el tronco del árbol, transformada en un cómodo banco donde sentarse y finalmente hecha papel de un libro. Pero el concepto de árbol lector me gustó más y redacté un texto que, más que un cuento, es una instantánea de la idea. No estoy contento con este micro, no es del todo redondo, le falta ese “clic” que indica que ha encajado todo bien. Es muy probable que lo retome y le dé más desarrollo.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s